Las franquicias o marcas extranjeras que quieran aterrizar en Colombia a través de un aliado clave como lo es un Master Franquiciado, un multi- Franquiciado o Franquiciado en Colombia, debe tener en cuenta la cultura latinoamericana y en específico la colombiana, lo cual le procurará identificar exitosamente la selección del candidato que buscan, con la experiencia y las capacidades idóneas, y por lo tanto la sostenibilidad de su red de franquicias o licencias en Colombia.

A continuación se presenta los pros (que hacer) para que los licenciantes hagan negocios en Colombia aplicando las mejores prácticas:

1º Facilitarle al franquiciado o licenciatario toda la información comercial, financiera y del negocio para que éste pueda analizarla y tener el conocimiento integral del funcionamiento, de la operación del negocio y de los posibles resultados financieros antes de adquirir la franquicia o la licencia, y también durante la operación de la misma. Es importante que cuenta con los elementos suficientes a la hora de seleccionar y comprar el derecho de uso de la marca para crearla en Colombia.

2º. El licenciante o franquiciador foráneo deberá analizar el mercado latinoamericano, y en especial el colombiano para poder tropicalizar y adaptar sus productos y/o servicios a las necesidades de ese mercado considerando las características de la población colombiana y su idiosincrasia

3º. En Colombia la confianza es muy importante, por lo que una práctica adecuada consiste en dialogar con los potenciales franquiciados o licenciatarios sobre la franquicia/licencia de una forma cercana y confiada, generando un vínculo o relación personal

4º Los obsequios son bien recibidos por los colombianos; no importa el valor de éstos, los colombianos toman en consideración un obsequio por el detalle que implica el comprarlo y brindárselo. Se ve bien llevar un obsequio a cada uno de los licenciatarios o franquiciados con quien se va a negociar la franquicia / licencia.

5º Una buena práctica para cerrar las negociaciones consiste en tener siempre presente que para los colombianos, el acuerdo depende de la relación personal que se haya construido entre las partes y hasta de lazar. Colombia es una cultura habituada a la incertidumbre por lo que el acuerdo entre las partes se considera como un compromiso personal.

6º Es importante considerar que el regateo es habitual al hacer negocios en Colombia y que una ganancia eventual y duradera siempre va a estar en la mente de los colombianos cuando están cerrando cualquier negociación.

A continuación se presenta los contras (lo que no hay que hacer) de una buena práctica de los negocios en Colombia:

1º Ser prepotente. Los colombianos en la mesa se sienten iguales y por su cultura valoran el conocimiento de los que vienen de mercados foráneos.

Es importante tener en cuenta que no hay que dejar de lado el sentido servicial, ser amable y abierto como lo son los colombianos.

2º Es recomendable no desesperarse si los colombianos no son precisos resolviendo cada uno de los puntos de la negociación. Este es un proceso que puede tardar bastante tiempo en resolverse, pero que se va a ir haciendo durante la negociación.

En la cultura colombiana, no se suele precisar cada aspecto, si no primero generar una negociación global.